Dinamarca

[Enero 2018] Una amiga nos invitó a conocer Esbjerg y no dudamos ni un momento en ir a verla.

Para llegar hasta allí, volamos a Copenhague y después hicimos 4h de tren. Cuando compramos los vuelos lo hicimos dejando un margen de unas horas para poder tener una primera toma de contacto con la ciudad.

La única vez que hemos tenido problemas en el embarque fue esta. Los códigos de los billetes habían salido cambiados de alguna manera. En el primer torno para pasar los controles de seguridad de barajas ya nos pasó que el billete de mi hermano no le dejaba abrir porque le marcaba que ya estaba dentro. Pasó lo mismo en la puerta de embarque, que por algún motivo le marcaba que él ya había pasado, pero que yo estaba fuera. Al final, tuvieron que hacernos el embarque de forma manual cuando todos los pasajeros ya estaban dentro. Y claro, sin sitio para las mochilas arriba.

Copenhague

Entre el tiempo que perdimos en el aeropuerto esperando el equipaje e ir al centro, se había pasado medio día. Antes del atardecer nos dio tiempo a pasear un poquito por las calles peatonales del centro y llegar al canal de Nyhavn. Realmente, es tan bonito como en las fotos.

Cuando anocheció, fuimos a ver la famosa sirenita. Ya habíamos leído en varios blogs que es algo muy sobrevalorado, así que con esas expectativas, no nos decepcionó. La estatua en sí no es muy grande y está muy mal iluminada, pero aún así nos tiramos un buen rato haciendo fotos.

De vuelta al centro no nos dio tiempo de más, ya que cogíamos nuestro tren a Esbjerg. Si que pasamos alrededor del Tivoli. Es un parque de atracciones que tiene que ser impresionante. No pudimos llegar a entrar porque salvo la temporada navideña, cierran durante el invierno. Eso sí, desde fuera ya se ve impresionante.


Después de la primera toma de contacto antes de ir a Esbjerg, cogimos el tren de vuelta un día antes para poder ver algo más de CPH.

La mañana la dedicamos a ver Christiania. Es un barrio independiente, autogestionado y realmente famoso por el tema de la droga. Antes de entrar te advierten que no se permite hacer fotos, pero siempre hay alguien que las ha hecho y ha subido a internet.

Foto de xataka.com
Autor: Bart van Eijden

Me llamó la atención la impunidad con la que se vende droga en la calle.

Me recordó mucho a Metelkova en Liubliana, tanto en lo underground como a estar asentado en antiguas zonas militares. No hay sensación de inseguridad en ninguno de los dos sitios, solo resulta extraño estar paseando por esas calles en pleno centro de la ciudad. 

El resto del día lo dedicamos a perdernos por Copenhague, sin un rumbo fijo.

Esbjerg

Allí es donde vivía nuestra amiga, así que fue la ciudad que más visitamos. Monumentalmente no destaca por tener muchas cosas que ver, pero sí que es muy buen sitio para vivir, con un ambiente muy tranquilo.

Como monumentos y sitios que ver destacan:

Playa mayor
Mennesket ved Havet
Torre del agua

Si no hubiéramos ido en enero, la zona de costa donde está el monumento del hombre en el mar tiene muy buena pinta. Aún quedan restos de búnkeres de la II Guerra Mundial y el paseo sería muy agradable si no hiciera un aire horrible, que unido a la humedad y al frío hacen que no apetezca ni salir de casa.

Jelling

Antes de ir a DK no había oído hablar de Jelling en la vida. Pero sí de la historia que tuvo lugar allí. Lo que ha transcendido a la historia sobre Jelling son unas estelas rúnicas vikingas. Tienen la peculiaridad de que están escritas en horizontal, mostrándose así las influencias del cristianismo en la Dinamarca vikinga. Además, es la referencia más antigua al nombre de Dinamarca que se ha encontrado dentro de sus fronteras.

Pero el complejo que tienen allí no solo se basa en esas dos estelas, sino en la historia del rey Harald Blåtand, también conocido como Bluetooth. En el complejo de Jelling, aparte de una iglesia, también se han encontrado varios túmulos funerarios. No se sabe a ciencia cierta quién pudo estar enterrado allí, pero se cree que fueron los padres de este rey. Además, también se han encontrado los restos de un “barco de piedra“, una estela funeraria vikinga.

Y para poder entender todo esto, también tienen el museo “casa de los reyes vikingos”, que es el mejor museo que he visto hasta el momento. Está orientado a contarnos más sobre la mitología, costumbres y el día a día de los vikingos de una forma muy interactiva. Además, la entrada es gratuita.

Más info:

La muerte y el Valhalla en experiencia virtual
Otra forma de explicar la mitología
Touch the history
Origen de los días de la semana

Ribe

Ribe es una ciudad pequeñita en la costa oeste de Jutlandia. Hay quien la llama la ciudad más vikinga de Dinamarca. Han sido capaces de conservar el casco antiguo medieval, con sus calles estrechas, sus casas típicas, empedrados y la catedral.

Durante la Edad Media, Ribe tuvo un puerto comercial muy importante, aunque con los años fue perdiendo importancia. Después, su importancia fue eclesiastica. Y actualmente, su principal interés es turístico.

Aparte del casco antiguo, Ribe cuenta con un museo de historia vikinga que tiene muy buena pinta, pero que también cierra en invierno.

Lego House Billund

[Lego House]

Si en Nueva York costó sacarnos de una tienda de Lego, aquí no nos fuimos hasta que no cerraron.

Hasta el propio edificio tiene forma de legos! Al llegar, en la parte de abajo tienen una exposición sobre la historia de la compañía, pero lo divertido viene después. No es un sitio para que veas lo bien que construye la gente, sino para que cada visitante construya lo que quiera y lo deje allí. Allí, el único límite es la imaginación (y que te echan cuando llega la hora xD), porque piezas hay de todo tipo a tu disposición.

Como las piezas no te las puedes llevar, han montado una especie de experiencia virtual en la que te llevas montajes de tus creaciones y un paquetito de piezas de regalo.

Además, nuestra visita coincidió con el día del aniversario, así que había conciertos, sorteos y demás.

Anuncios
Publicado en Dinamarca, Norte de Europa, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Boston y NYC

[Diciembre 2017] Por fin tengo la oportunidad de ir a USA! Para los españoles, el tema de papeleos para ir a Estados Unidos, es muy sencillo. Lo único que se necesita es el ESTA, que se puede solicitar online y no hace falta ni imprimirlo. Lo que es un tostón es viajar desde Madrid. Te hacen ir con más tiempo de lo habitual al aeropuerto y si el vuelo sale de la T4S tienes hasta que ir en un tren entre terminales. Total, que se te hace más larga la espera en el aeropuerto que el vuelo a Boston.

Yo viajaba sola, pero tuve la suerte de encontrarme con otra chica en la misma situación y al menos nos hicimos compañía en la espera, que siempre se agradece.

El tema del control de inmigración al llegar fue bastante suave, te preguntan que por qué vas a USA, que cuánto tiempo, escanean tus huellas y te hacen una foto. En caso de que no sea la primera entrada al país, puedes pasar por unas máquinas automáticas que leen el pasaporte.

Para ir desde el aeropuerto de Boston al centro hay varias opciones, pero la más interesante es la “silver line” de autobús, que es gratuita y te lleva hasta la estación del sur. Aunque por el nombre puede parecer que no está céntrica, sí lo está: en pleno distrito financiero, a 2 pasos de downtown.

Yo tenía que esperar a que mi hermano terminara de trabajar y pudiera hacerme caso, así que… ¿qué mejor que dar un pequeño paseo y acabar en Macy’s saciando mi consumismo? Y más con los precios americanos para la ropa, que es imposible no comprarse nada allí…

El tema del jetlag en ese sentido horario se me hizo muy fácil. Es cierto que el día que llegas estas cansado como si hubieras trasnochado, pero al levantarse al día siguiente ya no notaba nada.

El primer día de visitas por Boston lo aproveché para hacer el Freedom Trail. Solo hay que ir siguiendo un camino de baldosas rojas que pasa por delante de todos los puntos emblemáticos de la ciudad.

Cuando estaba por la zona de Beacon Hill aproveché para cruzar el río Charles e ir a las universidades. Como informática, el MIT me llama muchísimo la atención, por lo que dediqué bastante tiempo a visitar el campus. Además, yendo sola nadie te dice nada de que te metas por los pasillos y edificios.


En el mismo Cambridge está también Harvard, aunque su campus es más turístico y no te dejan entrar en los edificios. Me llamó la atención la cantidad de ardillas que había por allí, que luego se ven por más sitios.
Al llegar al museo de Ciencias Naturales famoso ya estaba reventada de haber andado como 20km y esa tarde ¡nos íbamos a NY!

Como detalle, las máquinas del metro no aceptan las tarjetas españolas normales. Cogen sin problemas al AMEX, pero VISA y Mastercard no conseguí que me las cogieran. En el resto de sitios, sin problemas para pagar con tarjeta, incluyendo mercadillos.

Habíamos cogido un bus muy barato para ir, que tardaba algo menos de 4h. Lo malo, el bus no salía de Quincy Market, sino de Quincy pueblo. Por poquito no perdemos el bus…

A medio camino entre Boston y NY colaboraron con el tópico que tenemos de los americanos. Nos pararon en una área de servicio que tenía McDonald’s a un lado y Burger King al otro.

La entrada a Manhattan en el bus es impresionante, porque baja por Queens y vas viendo el skyline hasta cruzar por el último puente y dejarte en pleno Chinatown. Eran como las 11 de la noche, así que nos fuimos directamente a dormir.


Para el tema del alojamiento, Nueva York es jodidamente caro. Tuvimos suerte al tener plazas libres en uno de los hostales de YMCA, que al menos tienen una calidad superior al resto de albergues que vimos y el precio es igual de caro. A nosotros nos salió por 100€ por persona dormir en literas con baño compartido, y las paredes eran de papel de fumar…

Como teníamos poco tiempo en NY, llevábamos un itinerario preparado que sabíamos que era una paliza, pero que nos iba a permitir ver lo más importante en 2 días.

1 -> Madison square
2 -> Washington square
3 -> Little Italy -> Pasear por el barrio
4 -> China Town -> Pasear
5 -> World Trade Center
6 -> Wall street -> Aparte de los edificios de la bolsa, está la estatua del toro famosa.
7 -> Battery park -> se coge el ferry gratuito de Staten Island de ida y vuelta, solo para ver el skyline y la estatua de la libertad.
9 -> Cruzar a Brooklyn para ver el puente. (Linea amarilla hasta Court St)
10 -> City hall
11 -> Metro a Rockefeller center
12 -> Catedral
13 -> Times square (De noche mejor)
Y en algún momento nocturno, visitar 230 5th Ave / W27th -> Rooftop bar

Nosotros variamos un poco el itinerario para llegar al ferry al atardecer, por lo que vimos el City Hall de camino al world trade center y dejamos dejamos Wall Street para después del ferry. Por tiempo, tampoco cruzamos a Brooklyn para cruzar andando el puente, sino que desde City Hall hicimos un cachito.

Para llegar a Madison Sq, fuimos en metro hasta el Empire State, que es igual de impresionante que las películas. Allí tardamos mucho más de lo previsto porque hay una Lego Store y si metes a 3 frikis en una tienda de esas, sabes que vas a tardar en salir.

Desde allí, por la 5ª avenida, llegas a Washington sq. Es un parque que suele estar frecuentado por artistas, donde suele haber música callejera.

Desde allí nos vamos hacia Little Italy, que está prácticamente colonizado por China Town. Las casas son las típicas de las pelis con sus escaleras de incendios por fuera. Hay tal cantidad de chinos que los carteles están también en chino, las tiendas y todo son chinas. Nosotros aprovechamos para comer allí.

Desde allí ya fuimos al World Trade Center (donde estaban las torres gemelas, vamos). Pasamos por el City Hall, que es donde va a dar el famoso puente de Brooklin.


Y ya en el WTC lo más llamativo es el memorial de 11S. Es al estar allí cuando te haces la idea de la magnitud, al ver la torre actual y los agujeros de los cimientos de dónde estuvieron las torres gemelas. Actualmente, son fuentes con los nombres de las victimas grabados en ellas. Impresionante y respetuoso.

Aprovechando el atardecer, fuimos hasta Liberty Park, que es donde sale el ferry a Staten Island, que es gratuito. La vista del skyline de Manhattan es brutal. Además, a la vuelta pudimos verla también de noche.

Al volver del ferry todavía estábamos por la mitad del itinerario. Nos acercamos a ver el famoso toro de Wall Street y a coger el metro para ir al roof top bar.

Según te vas acercando a Times Square la cantidad de turistas es cada vez mayor. No es que la zona sea bonita, es que es impresionante por la cantidad de luces y anuncios, que prácticamente no sabes ni dónde mirar.

De allí, nos vamos hacia el Rockefeller center. Ya estaba montada la pista de patinaje y el árbol de navidad, pero la cantidad de gente era tal que estaba la policía controlando el aforo.

Muy cerquita, en los almacenes Saks de la 5ª tenían montado un espectáculo impresionante de luces con música de fondo. [vídeo]


Al día siguiente aprovechamos para pasear por Central Park, ver más ardillas y disfrutar de la sensación de no estar en una gran ciudad. Además de recordar tantísimas películas en las que sale.

Como el día anterior nos habíamos pegado la pateada, el cansancio era muy notable. Aprovechamos las horas que nos quedaban para dar un paseo por Rockefeller center sin tantísima gente y entrar en tiendas como la de Nintendo. Y desde Chinatown de Manhattan hasta Chinatown de Boston.

Al estar más días en Boston, me permití aprovechar el día para hacer compras y cocinar una cena rica para los compañeros de mi hermano. Esa tarde, nos fuimos a ver los Celtics. Aunque no te guste el baloncesto, un partido de la NBA es algo que todo el mundo debería ver. El buen rollo del estadio, las animadoras y en general el espectáculo.

Después de un día de descanso, vuelvo a retomar el Freedom Trail para ver los puntos que quedaban. En teoría, el camino no es muy largo y se puede hacer del tirón, siempre y cuando no te desvies a ver el MIT, claro. El trozo que cruza a Charlestown me pareció más obviable si no se tiene tiempo. Hay un barco y un obelisco.

Lo malo de viajar en diciembre es que el tiempo ya no acompañaba y hacía muchísimo frío y lluvia, así que el resto del día me tuve que sacrificar y emplearlo en ir de tiendas.

All saints way, Little Italy
Charlestown Bridge
USS Constitution Museum
Bunker Hill monument

Como punto gracioso, les había dicho que les iba a cocinar pizzas caseras. Pero al encender el horno del airbnb empezó a quemarse toda la mierda que había dentro. Saltó la alarma de incendios del edificio, tuvimos que bajar, vinieron los bomberos… total, que fue una cena con espectáculo incorporado.

Para los últimos días en Boston voy alternando los momentos en que no hace tantísimo frío para hacer algo de turismo con seguir con mis impulsos consumistas. En serio, qué barata es la ropa allí…

Faneuil Hall
Boston Public Garden
Boston Library

Notas:

  • Para entrar en los bares te piden el pasaporte
  • El metro de Boston no coge bien las tarjetas españolas
  • Tablero de trello sobre Boston, con más info práctica y un pequeño listado de qué llevarse

Publicado en América, Sin categoría, USA | Etiquetado , , , , , | 4 comentarios

Oslo

[Marzo 2016] Os ha pasado alguna vez que le das a “cualquier lugar” en skyscanner y acabas comprando vuelos “al azar”? Pues así fue como acabamos viajando a Oslo.

Fue el primer vuelo que hicimos con norwegian, muy recomendable dentro de las bajo coste, desde entonces siempre los tengo muy en cuenta.

Según nos íbamos acercando a Oslo la nevada era brutal. Nunca había visto un bosque nevado desde el aire, ni quitanieves por las pistas de aterrizaje!

Por aquel entonces yo aún no trabajaba, así que el viaje tuvo que ser lo más low cost que se pudo. Cogimos un apartamento por airbnb, que aunque estaba lejos del centro estaba muy bien comunicado. En el camino al apartamento a dejar las cosas me resultó muy curioso ver también un tranvía quitanieves. Y por cierto, muy recomendable llevar mochila en vez de maleta con ruedas si está todo nevado…

Oslo no es patrimonio de la humanidad, pero aún así, está bastante agradable. Tuvimos la suerte de encontrar que estaban haciendo las finales de los campeonatos del mundo de biatlón, que es una mezcla entre ski y tiro con rifle. En el centro habían montado una zona para ver el evento en pantallas gigantes, un escenario donde hacían conciertos aparte de las ceremonias de entrega de medallas y un mercadillo que incluía mogollón de actividades para niños.

Contando con la nieve y las pocas horas de luz del invierno escandinavo, los días cunden más bien poco. El segundo día de visita nos da tiempo a ver la opera house, la fortaleza de Oslo, el palacio real y la galeria nacional.

La ópera junto al mar helado

Para nuestro tercer día, subimos a Hollmenkollen, que es donde se estaba haciendo el biatlón. Hay un tren tipo cercanías que te lleva en una media hora y que está incluido en la tarjeta de transportes. Allí está todo mucho más nevado que en la ciudad y pese a ser el evento, no hay mucha gente. En la siguiente parada de metro hay un parque de invierno, donde se puede esquiar gratis y tienen para hacer actividades de nieve.

Al volver desde allí a la ciudad, nos vamos al museo del barco vikingo, al que tardamos como 1h en llegar. El museo en sí no es muy grande y se tarda muy poquito en ver.

De allí nos fuimos al parque de Vigeland, que está lleno de esculturas. Personalmente, me parecieron horrorosas, pero eso va a gustos 😉

Para el último día dejamos el museo de historia de Noruega (que va incluido en la entrada al del barco vikingo) y la galeria nacional. Tienen varias salas donde la gente va a pintar, por lo que la visita es mucho más amena.

Es curioso que el famoso grito está en esta galeria y no en el museo de Munch!

Curiosidades:

  • Los noruegos también comen a las 4 de la tarde y no hay problema en encontrar comida por la calle a cualquier hora.
  • No sé cómo lo hacen, pero aún con la nevada son capaces de ir con botas tipo UGG, no sé si con los pies calados o si hay alguna forma de impermeabilizarlas.
  • Los restaurantes son caros, pero el salmón noruego en el super está tirado de precio 😉
Publicado en Norte de Europa, Noruega, Sin categoría | Etiquetado , | Deja un comentario

Londres cervecero

[Abril 2016] Como otra forma de viajar, fuimos a pasar un fin de semana a Londres a probar sus cervezas locales.

La parada más importante en nuestro tour fue la fábrica de Fuller’s. Los cerveceros ya sabréis que son los que hacen la London Pride, una de las cervezas inglesas más conocidas.

La visita a la fábrica se hace en grupos, con un guía. Después de visitar las instalaciones, tienen una zona de catas donde se pueden probar las demás variedades poco conocidas que tienen. Además, también tienen una tienda donde comprar “souvenirs líquidos”.

Nuestro viaje continuo con un pequeño tour por los pubs del centro de Londres, aprovechando para hacer turismo poco convencional.

  1. The Coal Hole, 90 The Strand, WC2 ODW.
  2. The Nell Gwynne, 1-2 Bell Court Inn, WC2 ONP (off The Strand).
  3. The Harp, 47 Chandos Place, WC2N 4HS (off St Martins Lane)
  4. The Salisbury, 90 St Martins Lane, WC2N 4AP (off Covent Garden).
Interior de “The Harp”

Por la mañana del sábado aprovechamos para ir a las “micro fábricas” de druid street. En la misma calle hay 4 fábricas, aparte de los típicos mercados en la calle que hay por todo Londres. Muy buena opción para comer y probar cervezas que no son habituales en España.

La tarde del sábado ya fue más relajada, aprovechando para hacer turismo más convencional, porque no podíamos irnos de Londres sin haber visto candem town, el paraíso metalero donde quemar visa.

Image result for camden town
Y como habíamos ido a lo que habíamos ido…

La cerveza inglesa no tiene tanta fama como las belgas/alemanas (y sus motivos tiene) pero sí que da para pegarse una escapada diferente. Eso sí, no hay que olvidarse el ibuprofeno!

Publicado en Europa, Sin categoría, UK | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

Sierra de Francia – Batuecas – Las Hurdes

A diferencia de todas las demás entradas de este blog, esta no es sobre un viaje en concreto, sino sobre mi zona de adopción.

Para quien no lo conozca, la sierra de Francia es la continuación natural de las sierras de Gredos y Béjar, al sur de la provincia de Salamanca, pegando con Cáceres.

Aparte de las maravillas naturales que tenemos por la zona, también hay pueblos bonitos que visitar:

Image result for La alberca
La Alberca
Image result for mogarraz
Mogarraz
Image result for San martin del castañar
San Martín del Castañar

Y por lo general, cualquier pueblo de la zona es bonito, pero cada uno tira para lo suyo, y como Monforte, ninguno 😉

Monforte de la Sierra es un pueblo situado en pleno corazón de la Sierra de Francia. Con su arquitectura típica de la zona y la tranquilidad de un pueblo pequeño.

Image result for monforte de la sierra

Entre Mogarraz y Monforte se encuentra el camino del agua, una pequeña ruta circular que se puede hacer en cualquier época del año y sin tener mucha preparación física.


Image result for camino del agua salamanca
Image result for camino del agua salamanca

Info más detallada: https://www.casasierrasalamanca.com/el-camino-del-agua-mogarraz-monforte

Por otro lado, un poco más al sur, pegando con la provincia de Cáceres está el valle de Batuecas. Allí hay un monasterio, que permite hacer retiros espirituales, pero para los que no les interesa la parte religiosa, simplemente pasear por el entorno ya es una buena cura espiritual. Además, el río tiene alguna poza donde poder refrescarse (literalmente, el agua está realmente fresquita). También hay varias rutas de senderismo por la zona, y pinturas rupestres.

Image result for batuecas salamanca
Foto de salamancaemoción

Si seguimos por la misma carretera unos pocos km más, llegamos a Las Mestas, un pueblecito de las Hurdes, donde podemos aprovechar para pegarnos un baño en el rio Ladrillar o probar el ciripolen y la miel del Tio Picho.

Image result for las mestas
Foto de TurismoenTRESierras

El siguiente pueblo, Riomalo de Abajo, también tiene una piscina natural que merece la pena. Además, sale desde allí el camino al mirador del meandro del Melero

Foto de elrincondesele.com

En definitiva, la Sierra de Francia – Batuecas – Las Hurdes es una zona preciosa, con muchísimas actividades en la naturaleza, donde la tradición sigue viviendo en sus pueblos y que merece muchísimo la pena visitar. Con una sola vez que vayas, querrás volver!

Publicado en España, Europa, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

Cuenca con perro

[Diciembre 2018] Gracias al viaje que hicimos a Galicia, mi perrete ganó el perricheque dogvivant! El destino que elegimos fue Cuenca, más concretamente, la Casita de la Abuela Paula.

Su anfitriona nos avisó con tiempo de que en estas fechas era posible hacer una visita guiada a la catedral de Cuenca con música, pero que las entradas vuelan entre gente de la propia ciudad, así que aprovechamos en cuanto nos lo dijo!

Para coger fuerzas de subir al casco antiguo, comimos en Recreo Peral, muy cerquita del apartamento. Cuenca en sí es pequeñito, se puede llegar a todos los sitios andando, eso sí, cuestas hay. Nosotros para evitarnos la primera parte de cuesta, aparcamos en lo alto. Hay un parking gratuito allí y unos miradores que merece la pena ver.

Todos los puntos turísticos están muy cerquita unos de otros. En esta ocasión, perrete nos acompañó, hasta que llegó la hora de la visita a la catedral, que él tuvo que esperar en el apartamento.

Una vista muy recomendada es la que se ve desde el parador, en el antiguo convento de San Pablo. Y ya desde allí, cruzar el puente y visitar las casas colgadas.

Para el día siguiente, nuestro plan fue ir a la Ciudad Encantada. Antes de llegar allí, fuimos hasta la laguna de Uña. Por el camino, está el Ventano del Diablo, punto que aparece en muchas de las recomendaciones de qué ver en Cuenca.

La ciudad encantada es un parque en el que podemos ver un paisaje kárstico y admirar sus formaciones. La entrada tiene un precio de 5€ por persona, 6€ si la quieres guiada. En mi opinión, es muy recomendable hacerla guiada si quieres ver “algo más que piedras”.
En la visita nos permiten que nuestros perretes nos acompañen, siempre y cuando vayan atados. Incluso en la visita guiada pueden ir. Lo único, nos comentó el guía que en época de procesionaria no permiten la entrada a perros para evitar incidentes. Se puede llamar por teléfono para confirmar antes de ir.

Para terminar nuestra visita a la provincia, comimos en Valdecabras, en el sitio que nos había recomendado nuestra anfitriona y también el guía de la Ciudad Encantada. Lo malo, los perros no pueden entrar en el restaurante.

Ya de vuelta a Cuenca, y dejando a perrete en casa, volvimos al parador para ver el puente de día. Siendo aún pronto, bajamos a la zona centro “moderna”. Es impresionante la vida que tiene la ciudad para ser pequeña. Todos los bares de la calle San Francisco estaban a reventar (y con razón!).

En definitiva, Cuenca es un sitio perfecto para una escapada de fin de semana. Con muchísima naturaleza a 2 pasos (literalmente) de la capital, con sus cosas culturales y su parte gastronómica. Y si vais con perro, no dudéis en contactar con La Casita, que fijo que os gusta!

Publicado en España, Europa, Sin categoría | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Rías altas gallegas y las médulas con perro

[Abril – Mayo 2018] Viajar con perro no siempre es fácil. Afortunadamente cada vez hay más alojamientos que permiten mascotas y nos ponen las cosas más fáciles.
En nuestro caso, el destino elegido fue Vicedo. Nos quedamos en un hostal familiar cuya dueña fue encantadora, recomendándonos sitios dónde ir y qué hacer por la zona en un fin de semana de lluvia.

La primera parada en el recorrido fue la punta de Estaca de Bares. Siendo un paraje natural no hay ningún problema en ir con el perro. Tras ver el faro, bajamos a la playa que hay en el pueblo, donde se pegó unas buenas carreras con otro perro. Hasta donde vimos, los perros pueden entrar en las playas durante el invierno y hasta el mes de mayo, por lo que pudo disfrutar de los últimos días de hacerlo. 

A la hora de comer, decidimos llegar hasta Ortigueira, pasando por el Banco de Loiba que tiene unas vistas espectaculares. 

La comida la hicimos allí, en una terraza para poder estar con el perro. El camarero tuvo también el detalle de sacarle un cuenco de agua para él. 

Ya a última hora de la noche, en Vicedo fuimos a tomar algo a la Bodeguita del Puerto. El sitio está cubierto y no pueden entrar perros. Ojo, no dejes a tu perro en el coche en una situación en la que no te quedarías tu mismo. Es decir, si hace calor, piensa que le estás dejando en una sauna y si hace frío, él pasará frío igual. Además de la sensación de agobio que puede tener al no saber cuándo va a salir de allí. 

Otro “must” de la zona es la famosa playa de las catedrales. Al ser un sitio natural, también pueden bajar los perros. Eso sí, si es un día con muchos turistas es posible que se agobien por la playa. En nuestro caso, él se lo pasó genial dándose un chapuzón mientras yo me dedicaba a hacer fotos.

Resultado de imagen de playa de las catedrales

Justo antes de llegar a Ribadeo paramos a comer en un sitio tipo área de servicio, donde nos dejaron tener al perro debajo de la mesa en una terraza cubierta. Además, le sacaron agua y quisieron darle restos de carne de otras mesas. 

Sin irse muy lejos de Vicedo está la ruta de Fuciño do Porco, que también pueden hacer nuestros peludos, claro. Y un poquito más allá de Viveiro, el pozo da Ferida, de fácil acceso con el coche y un pequeño paseo. 

Resultado de imagen de fuciño do porco
Fuciño do Porco
Pozo da Ferida

En general por Galicia, hay muchísima naturaleza que disfrutar, cosa que se puede hacer en compañía de nuestros amigos de 4 patas sin problemas. A la hora de comer sí que hay más problema para encontrar dónde ir, pero siempre quedará la opción de ir a terrazas o dejar al perro en el alojamiento. 

Desde el mirador Muronovo en Vicedo
Viveiro
Ortigueira
Ribadeo

De vuelta a casa, paramos en Las Médulas (León), otro sitio en el que disfrutar con nuestra mascota. Además de las rutas, también pueden entrar al centro de interpretación. 

Por último, como recomendación, para buscar sitios donde ir con nuestro perro yo me fio mucho de Dog Vivant.

Publicado en España, Europa | Etiquetado , , , , , , , , | 5 comentarios

Ruta por las Bálticas

[Julio 2015]

Vilna: 

Salimos de Madrid en plena ola de calor, para encontrarnos con unas temperaturas veraniegas con máximas de 20º. Volamos a Vilna directamente. La primera impresión de la ciudad es que está bastante descuidada y sucia. Según te acercas al centro esta impresión cambia. El centro tiene los edificios rehabilitados, limpios y muy agradables.
Todo está muy verde, mires donde mires, cosa que se explica con la cantidad de lluvia que tienen.

Vilna es conocido como “la ciudad de las iglesias”. Al tener varias religiones, hay iglesias por todas partes.

Mucha gente llega allí con los viajes organizados por las capitales bálticas, pero merece bastante la pena. [Cosas que ver en Vilna]

Trakai:

Muy cerquita de Vilna está Trakai. En muchas guias de viaje aparece como escapada de un día y merece mucho la pena. Lo más famoso es un castillo en el lago Galvé.

El castillo se puede visitar por dentro, incluyendo una exposición sobre la rehabilitación del mismo. Además, se pueden hacer otras actividades, como tiro con arco.

El lago es navegable, por lo que si el tiempo acompaña se puede dar un paseo en barquita.

Más info:

https://www.callejeandoporelplaneta.com/un-dia-en-trakai/

http://www.losapuntesdelviajero.com/2014/11/castillo-de-trakai-en-lituania.html

Kaunas:

Es la segunda ciudad más grande de Lituania. Nosotros aprovechamos que nos pillaba de camino a Šiauliai para parar un rato. El casco antiguo merece bastante la pena. Nosotros no tuvimos tiempo de ver gran cosa, ya que teníamos que llegar a dormir y habíamos salido bastante tarde de Vilna.

Más info: https://www.vero4travel.com/2018/05/que-ver-en-kaunas-en-1-dia.html

Šiauliai:

Su atracción turística más famosa es la colina de las cruces. Muchos autobuses de viajes organizados paran allí. Está a 12km de la ciudad.

La ciudad en si es pequeñita, siendo su mayor atractivo el lago Talksa y el zorro de hierro que está a sus pies.

[https://mistapasyviajes.com/2016/02/14/que-hacer-en-siauliai-1/]

Riga:

Antes de llegar a Riga paramos a visitar el palacio de Rundale. Su arquitectura recuerda mucho a los palacetes austriacos, viéndose bastante más lujo que en Lituania.

La capital letona está realmente muy cuidada y sin duda merece una visita. Su centro histórico es una pasada. Como en todas las ciudades del típico tour báltico, está hasta arriba de turistas…

[https://milviatges.com/2018/que-ver-en-riga-en-1-dia]

Parque nacional Gauja:

En nuestro camino hacia Tallin aprovechamos para parar en el parque de Gauja. Es tierra de castillos, cuevas y actividades en la naturaleza.

Nosotros nos quedamos con la parte de los castillos. Fuiamos al castillo de Turaida y al de Sigulda.

El castillo de Turaida es visitable, aunque personalmente no me gustó, ya que está todo tan reformado y tan moderno que pierde la esencia.

El de Sigulda no es visitable más que los jardines. Nosotros pillamos allí un evento de Jaguar, por lo que tampoco pudimos ver todo lo que quisimos. Muy cerquita del castillo nuevo, están las ruinas del castillo medieval.

[https://www.monstravelblog.com/parque-nacional-del-gauja/]

Tallin:

Si las otras capitales eran turísticas, ésta se lleva la palma. Además del turismo por carretera, también los cruceros paran. Además, hay un ferry a Helsinki, por lo que muchos finlandeses van a comprar el alcohol a Estonia, ya que en Finlandia los impuestos son tan altos que tiene precios prohibitivos.

Tallin tiene un casco antiguo medieval que justifica todo ese turismo. Todo está muy bien conservado, pero es suficientemente pequeño como para poder patearlo cómodamente.

[https://www.elrincondesele.com/lugares-que-hay-que-ver-en-tallinn-estonia/]

Helsinki:

Sabiendo que los finlandeses iban a Tallin a comprar alcohol resultaba increíble los precios que habíamos visto para los ferrys. Así que nos acercamos al puerto y preguntamos directamente. El precio no era de más de 100€ como habíamos visto, sino 26€ i/v. Cogimos el primero de por la mañana, llegando a Helsinki a las 10am. El barco en sí ya es toda una experiencia. Tiene todo tipo de animación, desde bares hasta karaoke.

Helsinki en sí es una capital que no tiene gran cosa que ver, pero sí que merece la pena ir a la isla de Suomenlinna. El ferry está incluido en los transportes de Helsinki, por lo que es muy fácil llegar.

El resto de la ciudad se ve en un par de horas, por lo que si solo se pretende ver Helsinki, se puede ir y volver a Tallin en el día y ver lo más importante.

Tartu:

Para nuestro camino de vuelta hasta Vilna decidimos hacerlo por el lado menos turístico.

Antes de llegar a Tartu paramos en Müüsleri, un pueblo pequeñín, pero que tenía un cartel de punto de interés. Tenían un parque temático dedicado a un libro infantil “Schildbürger”. Nos enseñan el parque de forma gratuita, pero sin conocer el libro y sin explicaciones no tiene tanta gracia.

Por esta zona sí que hay problema de idiomas, ya que la gente habla ruso y no inglés.

Tartu es bastante más pequeño que Tallin, pese a ser la segunda ciudad más grande del país. El casco antiguo es bastante pequeño, por lo que se visita realmente rápido.

Vuelta a Vilnius:

La primera parada la hacemos en Võru, que tiene un lago bastante agradable.

Según vamos pasando por pueblos no vemos ningún bar/restaurante, por lo que cuando pasamos por Rēzekne y vemos que es algo más grande que los otros pueblos, paramos sin dudar. Los camareros no hablan inglés, por lo que tampoco podemos elegir qué comer. Nos ofrecen “soup and pancakes” pero nos ponen borscht y tortitas de requesón…

Las carreteras de este lado son horribles. Está todo en obras, limitado a 90km/h en los trozos buenos y lleno de semáforos. Tardamos 11h30 desde Kambja hasta Vilna.

Publicado en Estonia, Finlandia, Letonia, Lituania, Norte de Europa, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Marrakech

[Enero 2015] Aprovechando que Ryanair tenía vuelos tirados de precio a Marruecos, decidimos irnos unos días después de navidades.

Las primeras impresiones sobre Marrakech no son malas. Si que se nota más pobreza que en España, sobretodo al llegar a la parte de la Medina. Las calles son muy estrechas y laberínticas. Encuentras muchísimos niños dispuestos a llevarte donde sea por un par de monedas.

Al contrario que en los balcanes, las mezquitas aquí son de uso exclusivo religioso, no permitiendo visitas turísticas. Según paseas por la medina es habitual encontrarte callejones que van a dar a una mezquita por los cuales no deberías pasar siendo turista.

Es muy habitual encontrarse gente que quiere llevarte a X mercado, X puesto o lo que sea también pidiendo dinero por ello. Muchos ratos te sientes agobiado y acosado con tanta obsesión con vender. Nosotros empezamos la visita a la Medina por la zona de los curtidores. El olor es horrible, pero nunca habíamos visto cómo se trata la piel antes de usarla para bolsos, abrigos y demás.
Como consejo, antes de comprar nada, conviene revisarlo aunque te lo intenten quitar de las manos, pues hay piezas con defectos bastante gordos que te van a intentar colocar a toda costa.

La plaza más famosa de Marrakech es todo un espectáculo. Depende de la hora a la que vayas habrá unos puestos u otros, pero siempre hay muchísima vida. Aquí también hay que tener cuidado con los que te intentan vender de todo. En mi caso, vino una mujer que hacia tatuajes de henna a ofrecermelo. Le dije que no varias veces y lo que hizo en cuanto me giré fue cogerme la mano y empezar a pintarmela. Y después con toda su jeta, pedía 40€ que obviamente no le di.

Decir que estar por la plaza y sus alrededores, donde las calles no son tan estrechas es todo un alivio, no solo por la gente, sino porque puedes respirar sin tener que tragarte el humo de las motos…


Aparte de los mil zocos que hay por Marrakech, las atracciones turísticas sí que merecen la pena. Para moverse por allí se pueden coger taxis, que los precios son muy asequibles, aunque la sensación de seguridad no es muy alta por su forma de conducir…

Para descansar un poco de zocos y agobios, alquilamos un coche y nos vamos a conocer el Marruecos de verdad, en las montañas del Atlas. La carretera es estrecha, pero no es tan horrible conducir por allí como parecía al principio.
Antes de llegar a Ansí, en un paso del río, hay varios grupos bereber, con los camellos. Aprovechamos para tomar un té de menta, ya que mi hermano no se encuentra nada bien. Lo malo de la comida árabe especiada es que no eres consciente de si está en mal estado, cosa que le pasó al pobre.

Tras la parada, seguimos hasta Imlil, un pueblo pequeñito en las faldas del Toubkal. Y de allí, a Ansí. Solo son 17km, pero tardamos más de media hora, porque ya no hay carretera asfaltada, sino un camino de tierra. Allí habíamos quedado con un amigo del dueño del riad, que nos lleva a comer a su casa. El pueblo es totalmente de documental. En las casas no hay ni agua, ni luz. Eso sí, con toda su hospitalidad nos saca tajin de pollo, té y pastas de almendra.

Según andas por el pueblo se ven ovejas, gallinas y demás animales sueltos. De vuelva a Marrakech paramos en Moulay Brahim, donde hay un mercado. Me llama muchísimo la atención que en la carnicería el pollo lo compras vivo para matarlo por el rito halal. También da bastante asquete ver la cabeza de una vaca colgada escurriendo sangre…
El mercado es de lo más variado y animado, con gente bailando y tocando, grupos de mujeres pintándose con henna. Se empieza a hacer de noche y allí tampoco hay luz en muchas casas. Es el momento de volver.
Por el camino, se ven varios pueblos en lo que tampoco hay ninguna luz y gente andando por la carretera, que es lo mejor cuando es estrecha y mala, ya sabéis…

Para contrastar el día, vamos al Gueliz, el barrio europeo de Marrakech. Allí la mayor parte de mujeres no llevan el pelo tapado, hay tiendas de ropa europeas de lujo y franquicias como KFC.

En general, el viaje a Marruecos ha sido toda una experiencia. El ver el contraste entre la pobreza y la riqueza dentro de una misma ciudad, los olores según caminas por la medina, la paz y tranquilidad que se respira en los palacios… Marruecos es un sitio donde me gustaría volver, obviando tantísimo zoco, eso sí.

Publicado en África, Marruecos | Etiquetado , , | Deja un comentario

Finland – Lapland

First at all, sorry for all the mistakes writing in English!

[December 2018] Is there something better than travelling to a Scandinavian Country in winter? We wanted to enjoy the real winter, so we decided to go to northern Lapland in December!

Wednesday 5: The travel started in Helsinki. In the central railway station there are lockers big enough for leaving huge suitcases and enjoy the city. We both have already been to Helsinki, so we didn’t go to Suomenlinna. In case you haven’t been there and have some free time in Helsinki, for me it is the best part in the city.
The best part of travel in december is that the Christmas market is already there. Finns are obsessed with saunas, they even have one in the market! Also, they are so prepared to the cold, that all the shopping centers near the station are communicated without going out to the street.

We made our trip to Lapland by bus, with timetravels, who takes care of everything. There was a long time since the last travel by bus, but it wasn’t so hard as I thought. All the people in the bus was young, many eramus, but also people traveling by themselves.

Thursday 6: It’s finnish independence day, but in turistic spots didn’t care at all. Out first stop was in Ranua Zoo. It’s some kind of natural reserve. The animals are still in cages, but at least they are all artic animals. It’s amazing to see a polar bear playing with a piece of ice or a wolf running 2 meters away from you. 

From there, we went to Rovaniemi, known as Santa’s Village. It’s a thematic winter resort, where they do the same activities than in the rest of Lapland: Husky sledges, reindeer sledges, snowmobiles, ski… One of the cottages in the resort is Santa’s house, where you can take a photo with him. The rest, are shops, coffee shops and hotels. The particular thing in Rovaniemi is that is already in the polar circle. There it’s more common to see people dressed in heavy winter clothed instead of mere jeans. As if they were going to go skiing at anytime!


After another 3h by bus in the snow (literally, they don’t have problems with driving like this) we arrived to Saariselkä. They organized ourselves in cottages, sharing with people from the bus. We had the luck of sharing with 2 german girls and 2 australians, who made our trip even better!

As I have already say before, they have a real obsession with saunas. We also had one in our cottage! (How can you get your mind off cottages & saunas from Korpiklaani like this?).

At out first night there, we had dinner all together, with our future one-week-cottage-mates. After the dinner and with the sky totally covered, we went aurora hunting. I guess it was luck, perhaps having scratch Santa’s beard for aurora luck or the karma owing one from Iceland, but the sky suddenly got totally clear and we were able to see the northern lights in the first 5 minutes. It’s so amazing that maybe you are at -15º laying on the snow, you don’t have cold.

Friday 7: Today is the first “day” of polar night. The sun will not totally rise up tin he sky. From the ignorance, I thought that polar night means real night, but no. It’s like a foggy day. There’s light for several hours and the sunset last more than 4h.

We took the day off, because we haven’t booked any activities in order to have some rest after the trip.
We took advantage of the sauna at home, trying what you feel making angels in the snow just with your underwear.
Saariselka is some kind of winter “Benidorm”. All the bussiness are turism oriented: Souvenirs shops, bars, restaurants, activities…

Today, the sky is so covered that the possibilities to see auroras is almost null. So, we made some finn life, beer&sauna.

Saturday 8:  When we go out home, it’s still night. Today, there are two of the most expected activities. We are going to a husky farm to ride sledges! It may seem animal cruelty, but they really enjoy running in the snow and we you go up, you have to help them.
In our sledge, there’s a dog like mine. We runs where he want, stop when he want… It’s so fucking amazing to drive a sledge while you see all the dogs running happily.

While the second group is running, we wait inside a cabin where they had fire to warm up a berry juice (another finn thing…) and they left us play with a puppy. It’s more difficult to go out from there than from IKEA…

On the afternoon, we had the snowmobiles activity. At first, I wasn’t sure to book it, because it was the most expensive one, but thanks to my brother insistence, we booked it. It will be better if you can go wherever you want, but even going all together in line is really cool. But, driving and controlling the direction is not so easy at it’s look. Half way, we stopped in a tent, made fire, warmed up the juice and take a rest.

Today, it’s also impossible to see the auroras. It hasn’t stop snowing…

Sunday 9: Today we are going to the Artic sea in Norway! Out first stop is in Näätamö, just before the border. We started the day as real finns, having ribs and beers for breakfast. We are so north that at 10am is not day at all.


As we cross the border, we stopped to see the small waterfalls in the river Neiden. All the zone is beautiful, with a lot of frozen lakes.
In matter of population, the distances between villages are huge and the services are not so much. In all Inari region lives about 6k people.

When we arrive to Bugoynes, we stopped to take photos and to see the sights of the “edge of the world” because everywhing beside there is ocean.

The sights are great, but the cold is horrible. With this cold, you have to think that you are about to swim in the ocean…
Before going to the ocean, we went to eat in a local restaurant. The owner told us his life there during the meal. It’s curious that at 12:30 is already at night.
The sauna where we are going, obviously there’s a sauna for swimming in the artic ocean, is in the beach. It’s with real fire and not electric, which is a plus. The first feeling when you change to your swimsuit is an horrible cold, but 15min after sauna you are ready for the ocean. This is an strange feeling, because the snow gets into your flipflops. The water is not so cold as it’s look like. You skin is so hot that you even feel liberated.

When we ended with out night dipping, we go back to Inari. It’s a city, but for us is just a small village…

When we arrive to the cottage, we took our tobogans and went enjoy the snow like childs. After a little bit more of sauna, we went aurora hunting. We dind’t have luck that night, but it’s also funny being taking photos with snow till your knees while singing “we are here to drink your beer!“.

Monday 10: Today, out artic adventure is arriving to its end. We had to leave the cottage soon and leave the luggage in the bus. We use our free time to hike in Urho national park. To say goodbye to Saariselkä, we went taste the reindeer meat. The stew is not bad, but it has a really strong flavour. In steak its flavour is exceptional.

After 15h of bus, we arrived to Helsinki, after a few stops where we were able to say goodbye to our australians friends who travel till Oulu.

Tuesday 11: Some people from the bus is still in Helsinki. We went to have breakfast together and to the sauna. Also, to swim in a pool in Helsinki’s harbour. After having lunch together and spend a while in the ice skating place, they start to go to the airport.

But, we still had a night there, so we decided to discover the metal panorama in Helsinki. With the recomendation “Helsinki for headbangers” we went first to Praha. For me, it’s a total disappointing. There are so many finnish metal band and there they play hard rock… Ok, let’s go to the next one. We went to Bäkkäri. It doesn’t seem to be a metal pub… A local girl recommends us to go to Riff, which owner is the 69 eyes’s drummer. I have seen elevators with more ambiance than the “best metal pub in Helsinki”. And this one is not even opened…. I’ve arrived to the conclusion that the bands are so good because instead of going out to party, they keep practising at home…

Finland is so fucking amazing. And travel with erasmus again too. They said that once erasmus, always erasmus. It’s true. It’s a feeling that only former erasmus can understand. Thank you all for having made my trip awesome. Hope to see you again, maybe in Australia, in Germany, Spain or wherever.

Publicado en Finlandia, Norte de Europa, Noruega | Etiquetado , , , , | Deja un comentario