Cuevas de Skocjan y Trieste

[Puente de Mayo. 2014] Aprovechando que había puente y que cualquier excusa es buena para viajar, también tocó una escapada en estas fechas.

En este caso, vino un amigo a verme a Maribor, por lo que la mayor parte del viaje no la contaré, ya que está contado en otras entradas del blog.

Para volar a Maribor desde Madrid lo más cercano es volar a Graz, aunque te dejas un riñón en ello. Para empezar el viaje, le fui a buscar al aeropuerto, visitamos Graz (ver entrada Viaje de Semana Santa), fuimos hasta Klagenfurt y Bled.

Así como regalo una foto de Bled, que no es mía, pero es digna de compartir:

Bled

Klagenfurt lo vimos desde el coche, ya que la ciudad en sí no tiene mucho que ver y queríamos llegar antes de que anocheciera a Bled. Lo que sí que es bonito de la zona es el paisaje, entre otras, la carretera que hay para ir directamente a Eslovenia desde allí, una carretera de montaña preciosa. También se puede ir hasta Villach y coger la autopista, pero pierde encanto…

En los siguientes día visitamos Maribor, Zagreb y por último, que da nombre a la entrada, fuimos a las cuevas de Skocjan y a Trieste.

Las cuevas de Skocjan están dentro de la lista de patrimonio de la UNESCO, pero para mi gusto, prefiero las de Postojna.

Estas cuevas están casi en la frontera de Eslovenia con Italia, lo cual se va notando en el clima, aunque no se nota mucho dentro de la cueva. Lo más característico de estas cuevas es el río Reka por dentro y la altura a la cual se va visitando. La mayor parte de la visita se va haciendo al lado de río, hasta pasar por un puente en el cual parece que te va a salir Gandalf a gritar “Huid insensatos!!!”

A lo largo de la visita se va viendo cómo ha variado el nivel del agua a lo largo del tiempo, aparte de las esperadas estalactitas y estalagmitas.

La salida de la cueva si que es más impresionante que la de Postojna, ya que se sale andando de la cueva en vez de con el trenecito por una tienda de recuerdos… Para volver a la zona de aparcamiento hay un paseo bastante agradable si se quiere hacer la versión corta en ascensor y un paseo algo más largo para subir andando. De toda formas, en ambas versiones, merece la pena acercarse a ver la cascada que está a 200m de la puerta.
IMG_20140502_113713IMG_20140502_113747IMG_20140502_113822IMG_20140502_113835

En definitiva, para una visita a Eslovenia en la que se quieran escoger unas cuevas para visitar ninguna de las dos está mal. Yo prefiero Postojna porque me parecen más impresionantes al ser tan grandes, pero el tema del río y que haya poco turismo es algo que llama muchísimo.

A la hora de la comida, fuimos hasta Trieste. Desafortunadamente el tiempo no nos acompañó, lo que en una ciudad costera es una faena. De lo que pudimos ver bajo el paraguas, Trieste no está mal para pasar una tarde. Recuerda levemente a la arquitectura de Venecia, aunque mucho menos cuidada que allí. Y tras pasar un rato en Triste, acabamos la tarde visitando Ljubljana también bajo el paraguas.

Comentar algo curioso y es que allí el día 1 de Mayo se hacen hogueras (algo parecido a nuestras hogueras de San Juan), aunque no sé por qué y a la gente eslovena que le pregunté tampoco me supo contestar. Lo único que encontré en google es que esa es la noche de Walpurgis, pero no sé si tiene relación con las hogueras esa noche.

Esta entrada fue publicada en Balcanes, Eslovenia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuevas de Skocjan y Trieste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s