Interrail por los Balcanes (III) – Sarajevo

4 años después, retomo mi actividad por el blog, por lo que es probable que la información que cuente no esté muy actualizada, ya que el viaje se hizo en el verano de 2014.

Saliendo desde Mostar fuimos a Sarajevo. Había dos opciones, ir en bus o ir en tren. El bus tarda muchísimo menos, pero nos recomendaron ir en tren por dos motivos, costaba la mitad y los paisajes que se ven por la ventanilla son una pasada. Nuestra siguiente parada desde Sarajevo era Belgrado, por lo que teníamos planificado pasar una noche en Sarajevo y salir a las 6am hacia allí, que es la información que encontramos en internet. Al llegar a Sarajevo se nos ocurrió preguntar en la estación y resulta que había otros 4 buses que salen desde otra estación que no es la central y que tenían mucho mejor horario. Así que, importante confirmar horarios en la estación.

La primera impresión que tuvimos al llegar a Sarajevo fue que qué estación más cutre. Antes de salir de allí ya nos habían dicho 2 personas que nos iban a robar por ser extranjeras. En la parada del tranvía hacía Baščaršija nos encontramos con que nadie hablaba ningún idioma comprensible y mientras nos intentamos entender para comprar el billete y confirmar qué tren coger (que entre el cirilico y la pronunciación del sitio en cuestión no es tan evidente), nos acosa gente para pedir dinero, que combinado con “os van a robar” fue un momento bestia de nervios.

Ya al llegar al centro no se ve tan cutre como la zona de la estación. Quitando las 4 calles principales, se siguen viendo edificios a medio reconstruir después de la guerra, agujeros de bala y en general un recuerdo de la guerra bastante presente, pero también una amabilidad en la gente impresionante. Toda esta zona es bastante bonita. Hay varias mezquitas, está todo empedrado y lleno de puestos tipo bazar.

Bascarsija 2016.jpg

IMG_20140715_123813.jpg

DSCF7075.JPG

Tenemos la suerte de estar pasando por la puerta de una mezquita a la hora de oración, por lo que aunque no podamos entrar, sí que podemos ver cómo se vive la religión allí. Como teníamos curiosidad, nos acercamos a preguntarle a una chica si nos ayudaba a ponernos el pañuelo para poder entrar a la mezquita de una forma respetuosa. No solo nos ayuda, sino que nos resuelve todas las dudas que tenemos sobre el islam, nos presenta al imán de la mezquita y durante más de una hora está con nosotras enseñándonos su religión y contestando todo tipo de preguntas absurdas por nuestra parte. Muy buena forma de acercarnos e intentar entender una cultura de la que tanto se habla y tan poco se sabe.

DSCF5501.JPG

Nuestra visita a Sarajevo termina ahí, con una sensación muy distinta de cuando llegamos. El miedo y la inseguridad desaparecieron al rato de pasear por allí y nos permitió disfrutar de una ciudad que tiene muchísimo que ofrecer.

Para seguir hacia Belgrado, tuvimos que coger el bus 31E hasta la última parada, ya que la estación estaba a 12km de la ciudad.

Esta entrada fue publicada en Balcanes, Bosnia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s