Finlandia

[Diciembre 2018] ¿Qué hay mejor que viajar en invierno a un país escandinavo? Como teníamos ganas de disfrutar un invierno de verdad, decidimos irnos al norte de Laponia en Diciembre!

Miércoles 5: El viaje empezó en Helsinki. En la estación central hay consignas de un tamaño suficiente para guardar maletas tamaño sarcófago y poder disfrutar de la ciudad. Los dos habíamos estado, así que obviamos la visita a la fortaleza de Suomenlinna. En caso de no haber estado y tener un rato en Helsinki, a mi me pareció lo más chulo de la ciudad. Lo bueno de que fuera diciembre es que los mercadillos de navidad tan típicos por Europa ya estaban montados. Llama la atención la obsesión finlandesa por las saunas, que hasta tienen una en el mercado. También, están tan acostumbrados al frío que los centros comerciales del centro están comunicados por dentro, de forma que puedes entrar en uno y salir 4 manzanas más allá sin darte cuenta de por dónde has salido.

Nuestro viaje a Laponia es en autobus, con la empresa timetravels, que se encargan de todo. Hacía muchísimo tiempo que no hacíamos un viaje tan largo en autobús, pero fue muchísimo menos pesado de lo esperado. El grupo era todo gente joven, muchos erasmus, aunque también gente que viajaba por libre.

Jueves 6: Es el día de la independencia finlandesa, pero en los sitios turísticos ni te enteras de eso. La primera parada fue el zoo de Ranua. Está montado tipo reserva de la naturaleza. Sigue siendo igual de cruel que otros zoos en el sentido de que los animales están en cautividad, pero al menos, son todo animales que se dan en el ártico. Es impresionante poder ver tan cerca a un oso polar jugar con un cacho de hielo o a un lobo corriendo a 2m de ti.

De allí, fuimos hasta Rovaniemi, conocido por ser la aldea de Papá Noel. Lo que tienen allí montado no dista mucho de un resort de invierno temático. Hacen las mismas actividades de invierno que en el resto de Laponia: trineos de huskys, trineos de renos, motos de nieve, ski… El tema de Papá Noel no está tan explotado como esperaba. Una de las cabañas del resort era “su casa”, donde te podías hacer una foto con él. Por lo demás, todo lo demás eran tiendas, cafeterías y alojamientos. La particularidad de Rovaniemi es que estás entrando en el círculo polar ártico. Allí ya pasa a ser habitual el ver a la gente vestida con ropa de ski en vez de con vaqueros como íbamos nosotros después de tantas horas de autobús.


Tras otras 3h de autobús por la nieve (literalmente, no hay problema en conducir por encima) llegamos a Saariselkä, nuestro destino. Nos organizan en distintos cottage, a compartir con gente del autobús. Tenemos la suerte de caer con 2 chicas alemanas y una pareja australiana, que harán muchísimo más agradable nuestra estancia en Laponia.

Como ya comenté antes, esta gente tiene obsesión con las saunas, que también había una en nuestro cottage (¿Cómo se quita de la cabeza cottages & saunas de Korpiklaani así?).

En nuestra primera noche, hacemos por cenar todos juntos con los que serán nuestros compañeros durante una semana. Tras la cena y con un cielo totalmente nublado nos vamos a la caza de la aurora. Supongo que será suerte, haberle rascado la barba a Papá Noel para “aurora luck” o que el karma nos la debía del viaje a Islandia, pero se despejó totalmente el cielo en los primeros 5 minutos y pudimos verla. Es una sensación tan indescriptible, que da igual que haya -15º y estés tumbado en la nieve, no eres consciente de tener frío.

Viernes 7: Hoy es el primer “día” de noche polar. Es decir, el sol no llega a levantarse en el horizonte. Desde la ignorancia pensaba que cuando se habla de noche polar iba a ser realmente de noche, pero no. Es como un día nublado. Hay luminosidad durante varias horas y el atardecer dura más de 4h.
Nos tomamos el día de relax, ya que no hemos cogido ninguna de las actividades que ofertaban, para poder descansar después del viaje en bus. Aprovechando que tenemos la sauna en casa, hay que probar qué se siente al hacer un ángel en la nieve en ropa interior! Saariselkä no deja de ser un Benidorm de invierno. Quitando el supermercado, el resto de cosas están orientadas al turismo. Tiendas de recuerdos, bares, restaurantes y empresas de actividades.
Hoy el cielo está tan nublado que la posibilidad de ver auroras se nos escapa de las manos. Nos dedicamos a hacer vida a la finlandesa: sauna y cerveza.

Sábado 8: Cuando salimos de casa aún es de noche. Hoy son dos de las actividades más esperadas. Nos vamos a una granja de huskys a montar en trineo! Puede parecer una crueldad animal, pero ellos están felices corriendo por la nieve y la norma principal es que les ayudes en caso de haber cuesta arriba. En nuestro trineo hay un perrete que es como el mío. Corre por donde le da la gana, se para y va totalmente a su bola. Es una sensación increíble, el ir conduciendo un trineo mientras ves a estos perretes correr felices.
Mientras el segundo grupo monta el trineo, esperamos en una cabaña donde nos dan un zumo de arándanos caliente (otra obsesión finlandesa…) y nos dejan jugar con un cachorro. De ahí si que es difícil irse y no de IKEA…

Por la tarde tenemos la actividad de motos de nieve. Al principio yo no estaba segura de coger la actividad, porque era la más cara del catálogo y no le veía tanta gracia, pero gracias a la insistencia de mi hermano, la acabamos cogiendo. Hay que reconocer que molaría más que te dejen ir a tu bola con la moto en vez de hacer un paseo todos juntos, pero aún así, mola el ir conduciendo la moto por la nieve, aunque controlar la dirección es excesivamente complicado. A medio camino, paran en una tienda tipo india a hacer un fuego, calentar el zumo y descansar.

Hoy también nos quedamos sin ver auroras, el cielo está completamente cubierto y no para de nevar.

Domingo 9: Hoy nos vamos de excursión al océano Ártico en Noruega! La primera parada es en Näätamö, justo antes de la frontera. Empezamos el día como verdaderos Finns, desayunando costilla de cerdo con cerveza, por recomendación de nuestra guía. Estamos tan al norte que a las 10 de la mañana prácticamente no ha amanecido.


Según cruzamos la frontera, nos paran a ver las cascadas que hace el río Neiden. Toda la zona es preciosa, con mogollón de lagos helados.
En tema de población, las distancias entre los pueblos son más largas que en Castilla y los servicios bastante escasos. En toda la región de Inari viven unas 6 mil personas.


En nuestra llegada a Bugoynes paramos en un alto para hacer fotos y ver las vistas del “fin del mundo” pues todo lo que hay hacia arriba es océano. El paísaje es genial, pero el frío es horrible. Con esta temperatura hay que concienciarse de que nos vamos a bañar en el mar.
Antes de ir a bañarnos, vamos a comer una sopa de pescado a un restaurante local, donde el dueño nos suelta la chapa durante toda la comida (40min) y llama la atención que ya vuelve a ser noche cerrada pese a que son las 12 de la mañana!
La sauna donde vamos, porque obviamente tiene que haber sauna de por medio para bañarse, está directamente en la playa. Es de las que molan, de leña y no electricas. La primera sensación al ponerse el bañador es un frío insoportable. Pero tras unos 15 minutos en la sauna estás metido en ambiente. Te sales a la nieve y vas hacia el mar a meterte. Esto sí que es una sensación extraña, pues nunca había sentido lo que es que la nieve se te meta entre las chanclas! La sensación del agua fría en el océano tampoco está tan mal. Tu piel está tan caliente que sientes liberación incluso.

Al acabar con los chapuzones nocturnos, nos volvemos a montar en el bus de vuelta hacia Inari. Pese a ser la ciudad grande, para nosotros no llegaría ni a pueblo pequeño.

Cuando llegamos al cottage, cogemos los trineos y a disfrutar como enanos con la nieve. Después un ratito de sauna, antes de salir a la caza de auroras. Esta noche no tenemos suerte, pero tiene su gracia estar haciendo fotos con nieve hasta las rodillas mientras le cantas a la alemana “we are here to drink your beer!“.

Lunes 10: Hoy se acaba nuestra aventura ártica. Tenemos que dejar el cottage prontito y dejar el equipaje en el bus mientras tenemos tiempo libre. Aprovechamos el “día” para ir a hacer un pequeño “hiking” por el parque nacional de Urho. Para despedirnos de Saariselkä, vamos a probar la carne de reno a un restaurante local. Es el plato más caro de la carta, pero no podíamos irnos sin probarlo. El estofado no está malo, aunque el sabor es excesivamente fuerte. Sin embargo, en medallones de carne es un sabor excepcional.
De ahí nos esperan 15h de autobús hasta Helsinki, con sus paradas entre medias que nos permiten despedirnos de los compañeros de cottage que no viajan en el mismo autobús.

Martes 11: De la gente que vamos por libre aún quedamos bastantes por Helsinki. Aprovechamos la mañana para hacer cosas juntos. Nos vamos a la sauna y bañarnos en una piscina en el puerto de Helsinki, que aún no habíamos tenido suficiente! Tras comer todos juntos en el mercado, pasar un rato en la pista de patinaje y en general despedirnos, empiezan a irse hacia el aeropuerto.
A nosotros aún nos queda el descubrir el panorama metalero por Helsinki! Con las recomendaciones de “Helsinki for headbangers” vamos primero a Praha. Para mi, es totalmente decepcionante. Con la cantidad de bandas metaleras que han salido de finlandia que el sitio heavy que te recomienden ponga hard rock es decepcionante. Pero bueno, seguimos buscando. Vamos al Bäkkäri. Resulta que tiene una pinta poco heavy. Una chica local nos recomienda ir al Riff, que es del batería de 69 eyes. Y en serio, he visto ascensores con música más animada que el supuesto mejor bar de metal de Helsinki. Y este ni siquiera estaba abierto… He llegado a la conclusión de que si salen bandas buenas de allí es porque el panorama de fiesta es tan jodido que es preferible quedarse ensayando…

Esta entrada fue publicada en Finlandia, Norte de Europa, Noruega y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Finlandia

  1. Me encantaria viajar alli!

    Le gusta a 1 persona

  2. Sartenada dijo:

    Preciosas fotos y reportaje. Gracias escribiendo en español también.

    Abrazos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s